Vi ViH endo contigo…

“Eres un sidoso de mierda”. Durante todo el día de ayer escuchamos esta frase que, presuntamente, fue utilizada a modo de insulto en un programa de la televisión argentina. Y más allá de que en el programa en cuestión nada se vio, durante todo el día en todos los canales se habló del tema. “Eres un sidoso de mierda”. No se puede decir esa frase si no se busca atacar mucho y en lo más hondo a la otra persona. Como se imaginarán, poco nos importan los motivos. Les proponemos, en cambio, que pensemos juntos qué significa pretender “sidoso de mierda” como un insulto. Desde el comienzo de la epidemia del VIH/sida, el estigma y la discriminación forman parte de lo que se llama la “epidemia silenciosa”. Las personas que viven con el virus lo saben. Los que trabajamos en la respuesta al VIH (más allá de vivir o no con el virus) lo saben. Los que pretenden usarlo como insulto también lo saben. El estigma es una etiqueta, un atributo que devalúa a la persona. La discriminación es la práctica. Atrás del “sidoso de mierda” se esconde (aunque de manera bastante visible, por cierto) un intento de descalificación, de presunta “superioridad” por el hecho de no vivir con el virus. Por otro lado, la decisión de una persona con VIH de hablar abiertamente del tema es una cuestión individual y está resguardada por el principio de la confidencialidad.

El chiste televisivo, la búsqueda de más minutos de aire y/o más puntos de rating se acaban cuando del otro lado de la pantalla hay miles de personas viviendo con VIH que deciden no exponer públicamente su situación por temor a ser excluidos, discriminados, a perder el trabajo, etc. Más aún, del otro lado de la pantalla están aquellos que ya vivieron esa situación. Están las más de 800 personas que cada año consultan al área de promoción de derechos de Fundación Huésped por haber sufrido algún tipo de discriminación. Lo realmente importante, entonces, es entender que tratar a alguien de “sidoso de mierda”, además de pretender insultar a quien lo recibe, es una bofetada a todos aquellos que entendemos que no se lucha contra las personas que viven con VIH/sida. Que las personas que viven con el virus no son el problema, sino parte de la solución. Que mientras esperamos la vacuna y más tratamientos, hay una vacuna que está en nosotros. Porque en la epidemia del VIH/sida, tal como sintetiza maravillosamente Susan Sontag, lo único nuevo es el virus. Las reacciones humanas que despierta, incluyendo la imbecilidad de pretender agredir a alguien por tener o no una enfermedad, son tan viejas como la historia de la humanidad. Ojalá este debate sirva para poder discutir estos temas Vivir o no con VIH no es un motivo para avergonzarse. Y pretender agredir a las personas por el hecho de vivir con VIH sólo denota la ignorancia de quien lo hace.

Mi comentario:

Verdadera y triste realidad sobre el ESTIGMA SOCIAL ó Epidemia Silenciosa, quienes vivimos con VIH lo sabemos y según pude leer en alguna parte a veces lo que nos derrota ó nos mata es la DISCRIMINACION y el ESTIGMA más que la misma enfermedad en si . . . el rechazo de la propia familia, los amigos, vecinos, los “compañeros” de trabajo e incluso hasta los mismos profesionales de la salud de otras especialidades (odontólogos, bioanalístas) diferentes a la Infectología (ó en ella también sin mayor “compromiso” Hipocrático) a quienes uno de manera responsable les hace saber su condición de portador de VIH ó seropositivo ó riesgo biológico (como prefieras decírselo) sientes como brota el “rechazo” de inmediato, incluso algunos casi que dan un paso hacia atrás para evitar la incomoda proximidad con el infectado (lo he vivido en carne propia), cuando lejos de asustarse pues presumimos que hay “conocimiento” como profesionales de la salud y no la ignorancia sobre el tema que prevalece en la mayoría de la población común (no justificada a casi 30 años de divulgación mundial), deberían (piensa uno como portador) agradecer la HONESTIDAD y seriedad (nada fácil) de hacerles saber nuestra condición… pero eso es parte de lo que debemos afrontar (y lidiar) quienes vivimos con VIH. Yo le pregunté a un odontólogo que se negó a atenderme por mi declarada condición de seropositivo, si no sería peor quién sabiendo su condición de seropositivo no se lo hace saber antes de sentarse en su consulta ó en todo caso y por precaución mínima deberían tratar a todos sus pacientes como “potenciales” portadores del VIH y de esta manera “curarse en salud” y ser menos Estigmatizantes ó Discriminantes en su consulta… no hubo respuesta como era de esperarse y yo me retiré sin ser atendido…

Gajes del Oficio de vivir con VIH…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

INVENTANDO EN CASA

COCINO EN CASA Y ESCRIBO EN UN BLOG.

La casa del Padre

Alcanzando a una generación lejos del Padre (Lucas 15:17)

Compartiendo Luz con Sol

Esoterismo y Espiritualidad

Franchesca Neris

CRECIMIENTO PERSONAL

Güstav Rc'mor

"Porque las palabras deben escribirse cuando se sienten"

La República Simple

Minimalismo aplicado a la vida.

Greta Vega

Escribir para inspirar

RAMYA KCVS

Humanity

POSI+HIVO

By R. D.

Alescritor

Relatos cortos y proyectos de escritor

La libreta de Nani

Todas las historias son mías pero no todas son mi historia

¡Bienvenid@s!

Blog personal para compartir contenido en temas sobre desarrollo personal, educación y libros☕💻📑📚🔖✨…

John Aranda

Blog de literatura, música, poesía y filosofía.

A %d blogueros les gusta esto: