Misión cumplida Mishu, descansa en paz…

DESCANSA EN PAZ MI FIEL COMPAÑERITO, CORRE Y SALTA FELIZ, VUELA MUY ALTO MISHU, QUE TENGAS UNA FELIZ “CACERÍA” Y UNA DULCE TRAVESÍA…

DSC_0000210

Llegaste a mi vida una noche lluviosa del mes de Julio (2018) cuando tu madre Anis entró al patio y te dejó en el lavandero para protegerte de la lluvia, luego te trajimos dentro de la casa y casi de inmediato entraste en mi corazón…

Pasaron los días y los meses, nos fuimos conociendo y aceptaste con agrado nuestra hospitalidad y cariño al integrarte a la familia. Decidí mudarte conmigo al cuarto en tu casita/cajita para que estuvieses más calientito y protegido… así empezó nuestra estrecha relación…

Corre, Mishu, atraviesa el tiempo y el espacio.

Corre y deja tu huella en los demás, como hiciste en mí, invádelos con tu sensibilidad eterna. Puede que así acabes con la monstruosidad inherente a la condición humana. Y tal vez ese amor incondicional tuyo se refleje en nosotros y se acaben estas guerras para siempre. Tal es la tarea que te encomiendo, así como yo estoy haciendo la que tu me enseñaste, de darle amor incondicional a tus pares felinos.

Rezo por ese día en el que, aprendiendo de vosotros los animales, acabéis convirtiéndonos en verdaderas personas.

(tomado de un escrito original de Jon Ícaro http://www.jonicaro.com/

dedicado a su gatito Loere y modificado para Mishu)

 

Mishu fui testigo presencial del amor incondicional de madre que te brindaba tu progenitora Anis constantemente, vi como venía a amamantarte y bañarte todos los días, pude ver como te traía pequeñas presas, insectos, roedores, lagartijitas vivas para que aprendieras a cazar y te alimentaras. Poder verlos jugando y retozando fue una verdadera bendición

Al crecer llegó el momento del “destete” y al dejar de mamar te enseñé a tomar agua y comenzaste a comer de manera independiente. Empezaste a dormir en mi cama y te sentía saltar como un resorte cuando escuchabas llegar a tu mamá en las noches.

No fue muy sencilla la labor de gestionar y manejar tus necesidades fisiológicas, pues las hacías en cualquier lado (oculto) dentro de la casa, pero después de muchos regaños y reprimendas, contra todos los pronósticos de los “entendidos” de la psicología “gatuna” aprendiste a orinar cuando yo lo hacía en el patio para enseñarte. Así poco a poco pasaron los días, y te convertiste en alguien muy importante para mi, le diste un propósito a mi vida en unos aciagos días en los cuales me sentía muy triste y deprimido. Me regalaste afecto, cariño y compañía en mi inmensa soledad y tristeza.

Para mi alegría (y orgullo paternal) lograste aprender a realizar tus necesidades fisiológicas en el patio trasero. Fuiste desarrollando tus destrezas como un gran cazador, lograste acabar con todas las cucarachas que invadían el cuarto y la cocina en las noches, aprendiste como los caninos a obedecer a la orden de mi dedo índice señalando las “presas” y te lanzabas como un gran felino sobre las cucarachas para acabar con ellas. Tu pequeño tamaño no fue una limitante para tus grandes proezas de cacería diurna y nocturna.

Fueron casi doce meses juntos, inseparable compañero, me enseñaste a entender y querer a los gatos, liberaste a Tom y Filomena de su “cautiverio” para formar la pandilla Moromoy…

Recuerdo un día a comienzo del mes de marzo que te acercaste con un “cachete” (pómulo) muy inflamado y pude apreciar lo que parecía una “picada” pues se veían dos perforaciones limpias, sin rastros de sangre o rasguños… allí comenzó un calvario que duraría cuatro meses de lucha y valentía de tu parte. Después de varias visitas al veterinario, muchas inyecciones y curas, se determinó que la herida fue producto de la mordida de otro gato y que se había perforado la glándula salival superior y por la constante secreción de saliva la herida no lograba cicatrizar y los problemas comenzaron a ganar terreno.

Tu seguías luchando, demostrando tu deseo de vivir, llevabas tu collar isabelino (cono) con prestancia y elegancia, permitías que te inyectaran sin moverte y que te limpiara la herida con una entereza y valentía que incluso llegó a asombrar al mismo veterinario, quién siempre repetía: “es que Mishu quiere vivir”

Siempre tuve la esperanza de que sanarías incluso contra el último pronóstico del Doctor Matheus cuando me dijo en la última consulta que “ya no había mas nada que hacer, solo limpiarle la herida y cuidarlo mucho”…

Los días pasaban y el daño interno producido por la herida se hacía cada vez mas evidente, comenzaste a actuar de manera extraña, errática y aveces asustado y confundido… todo eso fue muy doloroso para mi, pero te seguí curando dos veces al día y brindándote todo el cariño y el amor que te merecías… (al escribir esto no puedo evitar el llanto…) pues eras mi hijito peludo consentido y adorado.

Pude ver cómo se iba apagando tu corta pero muy fructífera existencia, dejaste de comer y de tomar agua, te quejabas con un leve maullido desgarrador que nunca olvidaré, abrías tus ojitos al escucharme e incluso te incorporabas con gran dificultad. El final era inminente pero yo seguía pensando (y soñando) en una recuperación o tal vez en un milagro divino, aunque confieso que también le pedía a Dios que te permitiera descansar en paz y así dejarías de sufrir.

El viernes 28 de junio empeoró tu comprometida salud y comencé a contemplar seriamente la idea de ir en la tarde al veterinario para pedirle que te “pusiera a dormir”… Estuve acariciándote un rato y trataste de moverte, como se puede ver en el último video:

me miraste de una manera muy particular, te volví a arropar en tu lecho improvisado en el patio, pues insistías en estar allá atrás, esa fue la última vez que te vi con vida, pues entré un momento a la casa y al regresar al patio te habías movido unos centímetros de tu lecho y estabas sin vida… eso fue a la 01:20 pm. así que no fue necesario la visita al veterinario pues ya todo había terminado… solo me quedaba darte sepultura justamente en el mismo lugar dónde hacía casi un año te trajo tu mamá al mundo, el ciclo de tu vida se había completado.

Te fuiste el último viernes del mes de Junio, el día 28 de junio del 2019, no llegaste a cumplir un añito de vida, no obstante en tan poco tiempo te convertiste en alguien muy especial en mi vida, fuiste mi compañerito, mi hijito, mi guardian, mi maestro, mi motivo para vivir y luchar… Ahora estoy devastado por tu ausencia y aunque le doy gracias a Dios por haberte permitido descansar en paz y dejar de sufrir, no es menos cierto que siento un gran dolor por tu partida física… me quedan los recuerdos y gratos momentos que viví a tu lado, las enseñanzas que recibí con tu ejemplo, con tu temple, valentía y fortaleza, tu deseo inquebrantable de VIVIR y eso además de ser tu gran legado, me compromete y me obliga a seguir adelante como si tu estuvieses a mi lado ronroneando y trepándote por mi pierna para que te acurruque en mis brazos.

MISHU vuela alto DESCANSA EN PAZ VALIENTE GUERRERO

Gracias de todo corazón valiente guerrero y cazador, misión cumplida a cabalidad y con méritos en tan corto tiempo… ahora corre, salta y vuela alto para seguir “cazando” Mishu Mishu…

Gracias Dios mío por los momentos hermosos y gratos que me regalaste a su lado, gracias Mishu por tus mimos y ronroneos en la madrugada, gracias por todo y por tanto cariño mi querido hijito peludo felino…

Dios es infalible y misericordioso, sus designios son instrumentos del orden divino.

El Señor no se equivoca y todo tiene su explicación y su justificación.

Solo Dios Basta.

* Mishu a cuatro semanas de tu “mudanza” a un lugar mejor,
tranquilo y placentero, dónde no hay dolor, ni hambre, ni maldad…
Vuela alto compañero y espero encontrarnos pronto en ese hermoso lugar donde cantan los ángeles ^

^ https://victorresvg.wordpress.com/2019/07/26/where-the-angels-sing/

Descansa en Paz hijito peludito.

* 26 de julio 2019

 

2 comentarios

  1. Precioso recordatorio a una mascota. Se quieren y es verdad que enseñan, yo tuve un gatito también lo crié a biberón, se llamaba Blavet (azulito) era idéntico blanco y negro. También murió y me quedé muy triste, yo lo disfruté ocho años y como dices me enseñó todo, a quererlo sobre todo. Y es que se hacen querer.
    Lo siento mucho descanse en paz. 😘

    Le gusta a 1 persona

    1. Muchas gracias Adelina por tu emotivo y hermoso comentario, te lo agradezco de todo corazón. Hoy se cumple una semana de su partida física y aún siento un gran dolor por su ausencia física, fueron apenas once meses de una relación muy estrecha y afectuosa, me quedan los recuerdos y su legado de amor incondicional.
      Espero que Mishu y Blavet se encuentren juntos en la paz y tranquilidad eterna.
      Recibe un cordial saludo y un abrazo de luz.
      Namaste.

      Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

INVENTANDO EN CASA.

COCINO EN CASA Y ESCRIBO EN UN BLOG.

La casa del Padre

Alcanzando a una generación lejos del Padre (Lucas 15:17)

Compartiendo Luz con Sol

Esoterismo y Espiritualidad

Franchesca Neris

CRECIMIENTO PERSONAL

Güstav Rc'mor

"Porque las palabras deben escribirse cuando se sienten"

La República Simple

Minimalismo aplicado a la vida.

Greta Vega

Escribir para inspirar

POSI+HIVO

By R. D.

Alescritor

Relatos cortos y proyectos de escritor

La libreta de Nani

Todas las historias son mías pero no todas son mi historia

¡Bienvenid@s!

Blog personal para compartir contenido en temas sobre desarrollo personal, educación y libros☕💻📑📚🔖✨…

John Aranda

Blog de literatura, música, poesía y filosofía.

A %d blogueros les gusta esto: