Los abismos se profundizan

LOS ABISMOS SE PROFUNDIZAN

El gran vacío en el que se convirtió nuestro país (*) tiene que repercutir, de alguna manera, en un daño estructural del piso que nos sostiene. Uno camina con una sensación de que se abren los abismos en cada paso que damos y ante nuestra mirada atónita se van derrumbando los paisajes familiares. No va quedando nada sino vacíos que alguna vez fueron contenidos de espacios estéticamente concebidos para los encuentros humanos. Vamos sorteando huecos con cierta destreza desarrollada pero de repente nos podemos tropezar con una merma importante en nuestras fuerzas. Invade la terrible certeza de no poder más. Ese peligro lo tenemos en la puerta de la casa y hay que prestarle atención.

Las circunstancias nos obligan a detenernos una vez más y dar una mirada rasante para constatar que se esfumaron los contornos falsos, que se disolvieron los espejismos, que se desdibujaron los personajes y que nuevamente nos dejaron con un vacío al que debemos dar forma humanamente grata. Para convertir esta nada en un símbolo necesariamente debemos intentar interpretar a cual vacío nos enfrentamos. Sin saber quiénes somos y qué queremos es muy difícil desplegar un discurso que nos represente y nos permita avanzar en terrenos no minados, sin trampas ni zancadillas, ni falsas coartadas…

No es necesario que esa mirada en retroceso perdure mucho tiempo, que demos demasiadas explicaciones. No es necesario quedarse lamentando por tanto esfuerzo perdido, con tanto corazón desgarrado. Algo irremediablemente quedó perdido y las pocas fuerzas vitales que restan deben ser invertidas para evitar a toda costa quedar atrapados en un vacío existencial. Hemos caminado con dificultad por pasillos oscuros y estrechos, mientras nos iban arrebatando, a fuerza de corrupción y clientelismo político, todas las ilusiones de adornar cada existencia con las creaciones que el trabajo, pensamiento y sensibilidad nos permitieran. Dificultaron todo esfuerzo personal, arrebataron las pertenencias y devolvieron vacíos, destrozos y ruinas. Cada día se hace más evidente la inhospitalidad en nuestra propia casa. Estamos percibiendo con toda la capacidad que permite el sufrimiento lo que Martin Heidegger denominó “anonadamiento” esa posibilidad de sentir la nada y de percibir lo inhóspito en que se puede tornar el mundo.

Una frustración continua, un desengaño constante, una caída de los esfuerzos invertidos en pro de un logro, la imposibilidad de la creatividad, del estudio y de la reflexión irremediablemente conducen a un vacío existencial difícil de llenar de contenidos edificantes. Se llena, generalmente con odio, resentimiento y rabia. Deseos de muerte y venganza más que de justicia. Ya debemos pasar la página de nuestro último fracaso, si no queremos terminar mayoritariamente vencidos en nuestros propios abismos. No tenemos política, no tenemos gobierno, no tenemos instituciones ni líderes, no hay conducción, no hay cuidado y preocupación por la ciudadanía. Eso es el vacío exterior que se afinca en horadar nuestra alma que es lo que no debemos dejar tocar.

Es precisamente lo que quieren, mantenernos vencidos porque todo lo demás es más simple de arrebatar. Quieren apoderarse de las ganas de vivir que aún nos quedan pero que se desgasta. Temo que este bien por excelencia desaparezca del rostro de mi gente, de la sonrisa de nuestros niños. Son las únicas armas con las que contamos, el entusiasmo, sagacidad y sabiduría que encaminen nuestros pasos para sustituirlos en el poder que nunca debimos otorgarles. Hasta ahora no se observan reflexiones o esbozos de estrategias adecuadas para quitarnos de encima este tormento incapacitante. Ese vacío de preguntas pertinentes desespera. Este nivel también es político, el estado de las personas en una sociedad determinada, su comprensión y conocimiento profundo debe ser guía del discurso que se despliega a nivel empírico. El político no le debe hablar a una nada sino a las personas que esperan una buena conducción de sus intereses comunes. Todo eso que no tenemos ya en nuestro país, donde nadie se ocupa; los políticos le están hablando al vacío, ya son ignorados u objetos de burla e insultos. Mientras los abismos se profundizan.

Pasar esa página pesada, inmensa, dolorosa y comenzar de nuevo es la tarea que nos espera cuando dejemos de poner toda nuestra atención en no enfermar. No queremos morir pero tampoco vivir de cualquier manera. No nos da la gana de que sigan jugando con nuestros sueños y necesidades. Por cada persona que se da por vencida se abre una herida incurable en la ya moribunda sociedad que tenemos. Enloquecemos lentamente mientras contemplamos una sociedad mortalmente herida.

(*) Venezuela

POR: MARINA AYALA

MARINANDO IDEAS

FUENTE: file:///C:/Users/VICTORRES/Downloads/Los%20abismos%20se%20profundizan%20-%20Marinando%20Ideas%20por%20MARINA%20AYALA.pdf

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

INVENTANDO EN CASA

COCINO EN CASA Y ESCRIBO EN UN BLOG.

La casa del Padre

Alcanzando a una generación lejos del Padre (Lucas 15:17)

Compartiendo Luz con Sol

Esoterismo y Espiritualidad

Franchesca Neris

CRECIMIENTO PERSONAL

Güstav Rc'mor

"Porque las palabras deben escribirse cuando se sienten"

La República Simple

Minimalismo aplicado a la vida.

Greta Vega

Escribir para inspirar

RAMYA KCVS

Humanity

POSI+HIVO

By R. D.

Alescritor

Relatos cortos y proyectos de escritor

La libreta de Nani

Todas las historias son mías pero no todas son mi historia

¡Bienvenid@s!

Blog personal para compartir contenido en temas sobre desarrollo personal, educación y libros☕💻📑📚🔖✨…

John Aranda

Blog de literatura, música, poesía y filosofía.

A %d blogueros les gusta esto: