Vía Crucis (personal) – Cargando Mi Cruz

Quiero expresar por esta vía y así dejar constancia pública y notoria que yo Víctor Federico Torres van Grieken, titular de la C.I. V-5425513, nacido en Caracas el 11 de agosto de 1959 y residenciado actualmente en la ciudad de Barinas, en plena capacidad de mis facultades mentales y físicas a pesar de vivir con VIH, diagnosticado en diciembre 1999 y en tratamiento ARV desde mayo 2007, presentando actualmente (2022) buena adherencia al tratamiento y una carga viral indetectable, estoy viviendo una situación de constante vejación y maltrato por parte de Gretty J. Hernández Fonseca, portadora de la C.I. V-4931114, quién es la dueña de la vivienda donde estoy residenciado, con quién estuve casado desde el año 1978 hasta el año 2014 y a quién acudí para solicitar su ayuda cuando me quedé sin vivienda en Caracas y la mencionada ciudadana accedió a recibir en su casa en Barinas todos mis enseres y pertenencias mientras yo solucionaba mi problema de vivienda.

Toda vez que la situación país y en particular la mía personal no me permitieron solventar el problema de vivienda, en mayo del año 2017 me vi en la imperiosa (y penosa) necesidad de solicitarle a ella y a mi hija Vanessa que me recibieran en su casa en calidad de refugiado (arrimado) a lo cuál accedieron ya que la sra. Gretty se encontraba residenciada en San Cristóbal y allí solo vivía mi hija; quién meses más tarde también se trasladaría hasta San Cristóbal, quedándome yo solo en la vivienda cuidando la casa desde el año 2018 hasta su regreso en agosto del año 2021.

Pensando que con su regreso a Barinas y por haberme manifestado reiteradamente su agradecimiento por el resguardo y cuidado de su casa, creí que podríamos convivir con respeto y paz, pero lamentablemente no fue así y desde su retorno comenzaron los ataques y las vejaciones hacia mi persona, de manera injustificada y siempre con la misma letanía: “que esta es su casa y que ella no tiene ningún motivo u obligación legal hacia mi persona y que si lo hace es por pura caridad”

(lo cuál es muy cierto y en eso la sra. Gretty tiene toda la razón sobre lo legal pero tal vez pudiesen existir razones humanitarias, solidaridad cristiana o simplemente caridad como lo dice ella de manera despectiva)

Yo he tratado de mantener una actitud de bajo perfil, haciendo que mi estadía en su casa pase desapercibida, en la medida de mis posibilidades trato de no hablar pues siempre hay reproches y reclamos: “por lo que yo digo, por la manera en que lo digo o por lo que dejo de decir”… permanezco la mayor parte del tiempo recluido en la habitación donde duermo, saliendo solo para lo imprescindible, incluso no uso el baño para evitar incomodidades o molestias, hago mis necesidades en el patio trasero y me baño con un tobo de agua. Decidí no aceptar más comida por los comentarios que escuchaba en mi contra sobre el particular (al principio si la aceptaba confiadamente por iluso)

Si bien es cierto que en los últimos días sometido a tantos insultos y vejaciones por parte de la sra. Gretty me he dejado llevar por la ira producto de la impotencia que siento y he llegado a la confrontación verbal y le he respondido a algunas falsas aseveraciones y calumnias que me hace y a sus acostumbrados insultos, pues me ha acusado de ladrón de cuanta cosa se le pierde y luego encuentra (y se disculpa conmigo)… ahora me acusa de haberle cambiado un aire acondicionado??? yo juro ante Dios y ante los restos de mi madre que no he tocado ese aparato y que no sé de que está hablando realmente.

Debo dejar constancia que la sra. Gretty tiene un largo historial psiquiátrico y se encuentra medicada con Bromazepan y Alprazolam, y yo tengo la sospecha que los peores episodios psicóticos* y agresivos se presentan cuando no se ha tomado los medicamentos por razones que desconozco.

* Cuando aparece el brote psicótico la persona presenta alucinaciones (percepción sin objeto) y delirios (pensamientos incoherentes), los cuales suelen acompañarse de un estado de excitación psicomotriz (gritos, llantos inmotivados y descontrolados y verborrea desbordante).

Me encuentro aferrado a Dios y a Jesús Misericordioso para que me den fortaleza y sabiduría para enfrentar toda esta situación tan bizarra como patética, no obstante temo por mi vida pues los pensamientos suicidas me vienen como la única salida cuando me amenaza con echarme a la calle, ya que obviamente no tengo ningún lugar a donde irme, pues de ser así ya me hubiese ido con lo que tengo puesto encima y sin pensar en las cosas materiales… lo dejaría todo por tener un lugar donde vivir en paz, sin vejaciones ni insultos, pero lamentablemente ese lugar no lo he encontrado aún…

Trato de calmarme y controlarme (no es fácil) ante esta tanda sostenida de agresiones verbales que van en aumento día a día, pues hoy (viernes 11 marzo) casi pasa a una agresión física en mi contra por haberme atrevido a recordar que yo le di vivienda, vehículo, comida, ropa, tarjetas de crédito, esparcimiento y diversión durante los años que estuvimos casados y en los cuales ella nunca tuvo necesidad de salir a trabajar en la calle para ganarse un salario pues yo era el proveedor confiable y seguro para cubrir todas sus necesidades. Eso la enfureció y aumentó su nivel de agresividad al máximo, alternando sus insultos con ruidosas carcajadas de burla.

He contemplado con seriedad la posibilidad de marcharme a vivir como un indigente en la calle, pero honestamente no tengo la fortaleza ni la valentía para enfrentar una vida a la intemperie a estas alturas de mi menguada existencia; tampoco tengo la intención de soportar y enfrentar las amenazas y hostilidad de esta señora, que además de estar desequilibrada emocionalmente, demuestra abiertamente su desprecio y ausencia de cualquier sentimiento de caridad o agradecimiento hacia mi persona. Solo me queda la salida del suicidio, estando consciente de como esa deleznable acción quebrantaría mi Fe, la sumisión y respeto hacia mi Señor Dios y todos sus preceptos, también estaría infringiendo los principios morales, éticos y religiosos con los que fui formado, por todo esto he tratado de evitar esta «salida» cada vez que se me presenta en mis pensamientos como la única solución a mi problema. La lucha interna es muy fuerte e intensa y tengo en una mano la Biblia y en la otra la soga para ahorcarme.

Nadie se merece pasar por todo esto que estamos pasando y pido a Dios que se haga su voluntad y de ser posible que prevalezca la cordura, la paz y la armonía.

JESÚS EN TI CONFÍO

En Barinas a los once (11) días del mes de marzo del año 2022

Paz y Bien

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Irreflexiones

Pensamientos perezosos, especulaciones y sospechas

LA BANCARROTA DEL CIRCO

Según tengo el día. Lo que quiero y a veces no puedo.

El plumier de Nenuse

Poesía, cuentos infantiles y relatos de Neus Bonet i Sala

AlEgRÍa AleGría 13

Cultura popular (+18)

ARCHIblogsfera

Blog de ingeniería, construcción y arquitectura.

Entre lo Simple y lo Complejo

Mi Blog es mi mundo, mi espacio de reflexión, me dejo fluir a través de las palabras, aprendo de la cotidianidad, amo escribir y que ustedes lo lean.

telodigosindecirlo

realidad interpretada

Jerónimo Alayón

Poeta, escritor, editor y catedrático.

Chancla Azteca

El reemplazo de mis creaciones y criaturas

Rec. al alba

Poesía y recuerdos

Haydeé Hedderich

Estilo de vida wellness

ZodiacImmortal

Scorpio Queen & Whatever in between

INVENTANDO EN CASA

COCINO EN CASA Y ESCRIBO EN UN BLOG.

La casa del Padre

Alcanzando a una generación lejos del Padre (Lucas 15:17)

Compartiendo Luz con Sol

Esoterismo y Espiritualidad

Franchesca Neris

CRECIMIENTO PERSONAL

A %d blogueros les gusta esto: